UA-104708391-1 Cómo prevenir la muerte súbita en corredores | Power Sports Magazine
Power Sports Magazine
Don't Miss

Cómo prevenir la muerte súbita en corredores

article-que-es-muerte-subita-549e937d51707

 

 

 

 

Nervios, pocas horas de sueño, exceso de cafeína y empezar acorrer. Un dolor en el pecho y, de repente, un profundo desmayo. Pocos han sobrevivido a un ataque de “muerte súbita”. Te mostramos las claves para evitar este mal asociado al deporte.

La muerte súbita asociada al deporte no es muy común, en un estudio realizado en el Instituto de Toxicología de Madrid se encontraron 61 muertes en 7 años, casi 9 al año, que comparadas con el número de muertes en accidente de tráfico no es alarmante. La mayoría de las muertes súbitas asociadas al deporte se producen por un problema cardiaco y en general son fulminantes.

La muerte súbita asociada al deportista en el 85% de los casos es producida por una enfermedad coronaria. Las coronarias son las arterias que rodean al corazón y que aportan la sangre cargada del oxígeno que necesita para trabajar. En algunas ocasiones sus paredes aumentan de grosor y se cargan con grasas formando las temidas “placas de ateroma”. Cuando las arterias coronarias llegan a obstruirse parcialmente aparece la enfermedad coronaria.

download (1)

Ahora imagina lo que ocurre cuando este corazón alterado tiene que realizar una actividad física, la respiración se acelera y el corazón bombea más deprisa para hacer llegar más oxígeno a los tejidos, por lo que si los vasos están parcialmente bloqueados la sangre se acumula en un “cuello de botella” e incluso algunas placas de ateroma se desprenden, se producen desgarros en las paredes y empiezan a aparecer coágulos que pueden obstruir por completo la arteria.

FACTORES DE RIESGO PARA LA MUERTE SÚBITA DURANTE EL EJERCICIO

1 Edad superior a 35-50 años

2 Ser hombre

3 Mujer mayor de 70 años

4 Antecedentes de enfermedad coronaria en la familia

5 Nivel alto de colesterol

6 Tabaco

7 Hipertensión arterial

8 Estrés

run

8 CONSEJOS PARA PREVENIR LA MUERTE SÚBITA

  1. Evita los cambios bruscos de temperatura. Al hacer ejercicio el calor o el frío pueden provocar arritmias graves.
  2. Controla los cambios de ritmo. Las series, fartlek, intervalos, etc. son necesarias para mejorar en casi todos los deportes aeróbicos pero no se deben hacer sin conocimientos previos, evita siempre los parones o enfriamientos bruscos en deportes como el tenis, baloncesto, fútbol donde puedes estar sin jugar unos minutos.
  3. Empieza con un calentamiento y termina con enfriamiento. Es algo obvio pero muy pocas personas deportistas lo hacen, especialmente cuando vamos más apurados de tiempo.
  4. Motívate con prudencia. La adrenalina es un arma poderosa, puede hacerte subir una montaña con tu madre a cuestas si es necesario pero también aumenta el riesgo de muerte súbita.
  5. Cuidado con las sustancias excitantes. La cafeína, los medicamentos de tipo anfetamina, algunos medicamentos para el asma que contienen efedrina, etc., estimulan intensamente el sistema cardiovascular, actúan como la adrenalina y favorecen la aparición de arritmias. La tolerancia a la cafeína varía mucho en cada persona, a algunos deportistas un simple té les puede provocar palpitaciones y otros pueden tomar pastillas con cafeína como si fueran caramelos, pero nunca puedes fiarte. Puede que un pelotazo de café te haga correr a tope, pero también puede parar tu corazón.
  6. Respeta la digestión. La digestión es un proceso variable, algunas personas pueden correr inmediatamente después de una paella y otras tienen que esperar 3 horas para entrenar después de una comida ligera. Lo que está claro es que la digestión es un proceso activo que requiere un gran aporte de sangre al estómago e intestino, reduciendo la cantidad de oxígeno y energía que llega a los músculos y cerebros.
  7. No pierdas de vista la altitud. Cuanto más alta es una montaña menos oxígeno hay en la atmósfera por lo que no llega suficiente a los tejidos. El corazón aumenta su ritmo para compensar la falta de oxígeno pero trabaja en malas condiciones pues el aire de las montañas también suele ser más frío y seco. Si además le sumas la deshidratación durante el ejercicio, la montaña puede ser mortal. Sólo necesitas adaptarte durante unos días a la altitud para reducir el riesgo como hacen los montañeros expertos.
  8. Hidrátate siempre. La deshidratación se acelera al sudar intensamente durante el ejercicio. Al perder agua también perdemos minerales en el sudor, y algunos de estos son muy importantes para regular la contracción muscular. Por esta razón es muy común que aparezcan calambres musculares después de un ejercicio extremo. El corazón también es un músculo y la deshidratación puede provocar una arritmia o la muerte súbita. Para evitarlo has de hidratarte adecuadamente con agua y sales minerales siempre antes, durante y después del ejercicio.

 Fuente: runners.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *